• Autor: Sueiro, Daniel

  • Editorial: La Esfera de los Libros, S.L.

  • Descargas: 669

  • Nº Paginas: 226

El Val de los Caídos “Los Secretos de la Cripta Franquista”, Sueiro, D. ,

Cuando, el veintitres de noviembre de mil novecientos setenta y cinco, la loseta sepulcral, tonelada y media de mármol, se ajusta con un golpe seco en el suelo de la cripta, un esca­lofrío recorre a los asistentes. F. Franco Bahamonde, el Caudillo, el Generalísimo, el dictador que rigió el país con mano firme a lo largo de 4 largas décadas, ha acabado su último viaje.
El Val de los Caídos fue concebido por el propio Franco no solo como su última vivienda terrenal, sino más bien asimismo como un enorme monu­mento votivo en recuerdo de cuantos habían caído «por Dios y por España» a lo largo de la guerra civil. Los vencidos solo podían conseguir el reconoci­miento civil por la parte de los campeones en tanto que expiasen sus faltas, y muchos de ellos, presos políticos colorados en la posguerra, tuvie­ron que «redimir sus penas» edificando el templo con sus manos. Para cuando concluyó la obra, en mil novecientos cincuenta y ocho, la dictadura inspiraba una política de «reconciliación entre los españoles» que pasaba por la adhe­sión al Régimen del dieciocho de julio. Al inaugurarse la basílica, en consecuencia, en las capillas de su cripta se alojaban los restos de prácticamente cuarenta mil muer­tos de los dos bandos.
En este libro -publicado por vez primera en mil novecientos setenta y seis y revisado y aumenta­do en su edición de mil novecientos ochenta y tres, que acá reproducimos-, su autor nos narra, con precisión y rigor, la génesis y el desarrollo del Val de los Caídos des­de la historia social hasta la peripecia personal y la opinión subjetiva de sus protagonistas: arquitectos, escultores, penados y obreros libres.
Hoy día; cuando asistimos a la enconada discusión en torno al sentido histórico y a la propia pervivencia del Val de los Caídos, recobramos este libro, en el que no faltan elementos para la polémica: la idea mega­lómana en el origen; la lucha diligente contra los obstáculos naturales y técnicos; los criterios artísticos enfrentados; el salvaje gasto; la con­dición política de los enterramientos; el sentido nacional-católico de la compañía… Merced a D. Sueiro, los secretos de la cripta franquista han quedado al descubierto.